El parto de Emma

2 meses después por fin me siento a explicar mi segundo parto: el de mi hija Emma.

Tenía ganas de tener algo de tiempo para relatar uno de los días más especiales de mi vida y que más me ha enseñado, no quiero que pasen más días y el tiempo distorsione la pureza con la que aún lo recuerdo todo.

El lunes 24 de agosto, volvíamos de vacaciones a casa ya que llevaba una semana dilatada de 3 centímetros pero sin ninguna contracción y en plena forma.

Por la noche, nos fuimos a cenar unas tapas con unos amigos. A la 1 de la madrugada volvimos a casa, y al acostar a Hugo, no sé si por intuición o por casualidad, le expliqué cómo sería todo cuando llegara su teta, Emma. Le conté que se quedaría con la yaya o la abuelita, que los papás se quedarían un par de días en el hospital hasta que los médicos nos dieran el alta, y que después estaríamos todos juntos en casa. Cuando se quedó dormido, le besé con una ternura especial.
Al sentarme en el sofá, tuve una contracción de verdad. Se lo comenté a Carlos y bromeamos con la posibilidad de que no se iría a trabajar al día siguiente. No sé si fue casualidad o el hecho de volver a casa, a mi nido, y con mi familia, que hizo que se desencadenara la situación. Me estiré a ver si descansando se paraba la cosa pero a los 10 minutos tuve otra, a los 5 minutos otra y luego ya eran cada 2. Llamamos a mi madre y a Tomás para que se acercaran a casa a quedarse con el nene.

Mientras, Carlos me subió del maletero del coche (que aún la teníamos allí) la pelota de dilatación para pasar mejor las contracciones. No me lo podía creer; ya quedaba muy poco para que naciera mi niña y yo estaba exultante de felicidad. Sabía que todo iba a ir bien. Confiaba mucho en ella y en mí misma y sabía que hacíamos un buen equipo.

Llegaron los canguros mientras Carlos acababa de preparar las bolsas de la nena y nuestra. Entre contracción y contracción me encontraba tan bien que no me podía creer que ya fuera la hora. Al verme como pasaba una contracción, mi madre me apremió para que me fuera al hospital, y no le faltaba razón, así que, aunque me costó encontrar el momento, en cuanto ví que me daba tregua el dolor, bajé al coche.

Recuerdo el viaje bien, aunque pasar las contracciones sentada no era lo óptimo, y se estaba mucho mejor en la pelota. Pero recuerdo que era de noche, una noche muy bonita con una luz especial, teníamos el cd de cuentos de Hugo puesto en el coche y lo cambiamos por música que tatareaba entre contracción y contracción, había poco tráfico en Barcelona, me parecía una ciudad bonita iluminada por la luna, un buen lugar para nacer.

Llegamos al hospital y ya eran las 3.25. Costó que nos atendiera alguien en recepción de urgencias, se les oía hablar dentro, pero nosotros no habíamos hecho ningún ruido al entrar, y yo me apoyaba en el mostrador aguantando el dolor de las contracciones que aún eran soportables.

Nos hicieron pasar a una habitación al lado de las salas de partos. Me monitorizaron para ver cómo estaba la nena, pero yo no aguantaba muy bien las contracciones estirada en una camilla, así que intenté cambiarme de posición encima de la cama. Tenía mucho calor, me desnudé y bebí mucha agua. Al poco, tenía ganas de hacer pipí, y le pedí a Carlos que me acercara una cuña que suponía que habría en el lavabo. Justo en ese momento, entró la enfermera que me había monitorizado y le pedí que me dejara ir al baño. Me desmonitorizó y me hizo un tacto. Estaba ya de unos 5 - 6 centímetros. Mientras hacía pipí, rompí aguas, y a partir de aquí las contracciones fueron más fuertes e intensas. De cuclillas apoyada en la cama era como mejor estaba.
De repente, no sé si había pasado 5 o 15 minutos, la verdad… entró la comadrona, Carme, se presentó y me preguntó si quería un parto natural. Yo le dije, medio en broma, medio en serio, que me lo estaba pensando, porque ahora las contracciones eran dolorosas. Y al mirar como iba dilatando me dijo: “Mujer, es una pena, estás ya totalmente dilatada”. Esa frase me animó y me dio mucha confianza en mí misma. Si había sido capaz de dilatar tanto en tan poco tiempo, lo poco que faltaba lo iba a aguantar también. Así que avisó para que prepararan la sala de partos mientras ella llamaba a Marimer, la ginecóloga.

Iban a traer la silla de ruedas, y oí como Carme les dijo: “no, mejor sin silla, entre contracción y contracción que vaya andando”. Fuera de contexto puede sonar a “castigo” pero para nada, yo me sentía totalmente capaz de hacerlo, de hecho mientras andaba hacía la sala de partos, pensé que era mucho más cómodo ir así que antes cuando me habían llevado en silla de ruedas.
Carlos se quedó fuera y yo entré a la sala de partos; estaba en penumbra y había una pelota de dilatación puesta con un empapador sobre la que me abalancé para pasar la siguiente contracción. En seguida pasó Carlos, y Carme venía con el aparato que controla el corazón del bebé y me lo aguantaba ella con la mano para ver qué tal estaba Emma. Tuve tan sólo un par de contracciones más y llegó Marimer. Yo ya sabía que a esto no le quedaba ni un cuarto de hora, pero alegró mucho verla, significaba que era la recta final. Pedí más agua allí mismo y me dieron un par de vasos. Como Carme no lograba escuchar bien el corazón de mi niña por la posición que tenía yo en la pelota, me pidió que me subiera a la camilla. Vió que la nena estaba perfecta y me dijeron que ya era momento de empujar. Para animarme, pude tocar el pelo de Emma. Ya estaba ahí.

Los próximos 5 minutos los recuerdo muy vagamente. Supongo que el hecho de que mis endorfinas estuvieran saturando mi cuerpo, hizo que estuviera como en otra dimensión, lo recuerdo como si estuviera drogada. Pero tenía ahí a un testigo excepcional, a Carlos, que cuenta que empujaba con fuerza como una fiera y que justo en el último momento final gritaba que ya no podía más (esto mismo recuerdo haberlo leído como un síntoma de que el último pujo ya está cerca).

Pude sentir lo que llaman “aro de fuego”. Eran las 4.40h. Mi niña preciosa asomó su cabeza y sus bracitos, y Marimer me animó para que me incorporara y acabara de sacar su cuerpecito y sus piernas de dentro de mí. Fue el momento más bonito e inolvidable de toda mi vida. Rompí a llorar y sólo podía darle besos a mi bebé que abría los ojos buscándome y mirando todo lo que había a su alrededor.

Nos fundimos los tres en un abrazo interminable, besándonos y llorando. De repente, no había nadie más que nosotros 3 en esa sala de partos que seguía en penumbra. La auxiliar, la enfermera, la comadrona y la ginecóloga, se retiraron a un segundo plano, hasta que pasados unos minutos, vino Marimer y nos dijo que iba a cortar el cordón porque ya había dejado de latir. También me dio 3 puntos ya que me había hecho un desgarro (según ella me avisó que parara de empujar, pero yo no oí nada).

No puedo explicar lo que sentí porque realmente toqué el cielo, era la felicidad más inmensa, estaba pletórica, llena de energía, sólo podía mirar a mi niña y reír. Pensaba en lo bien que había ido todo y me sentía una diosa con el tesoro más grande y valioso que una mujer puede tener.

Emma lloraba con fuerza y en cuanto subimos a la habitación se puso a mamar con energía, como una fiera (y a eso se dedicó durante las siguientes 48 horas sin descanso, tanto que se quedó afónica de llorar mientras me separaba de ella para hacer un pipí o ducharme) . Su papá descansó en el sofá un rato y yo me dediqué a mirarla, a hacerle fotos y a disfrutar. Como no me habían puesto ninguna anestesia, podía levantarme, ir al lavabo, coger la cámara, el móvil, desayunar, y hasta me vestí.

Ahora lo que necesitaba era ver a Hugo, presentarle a su hermana, y estar con mis 2 retoños. Como siempre, mi niño precioso estaba aún más precioso ese día. Estoy segura de que el día 25 de agosto, yo era la mujer más afortunada del mundo, o por lo menos, así me sentía.

Había conseguido el parto respetado que quería. Sin anestesia, sin enemas, sin vías, pudiendo beber cuando tenía sed, con la monitorización justa, con palabras cariñosas y de ánimo, respetando mi tiempo y mi opción. Teniendo en cuenta mi intimidad y la de mi familia, permitiéndonos conocernos, mirarnos, besarnos y darle la bienvenida que se merecía mi niña.

Y a partir de aquí, continuamos con las historias de amor de Hugo y Emma, que nos han vuelto locos por completo y tan, tan felices , que a veces hasta duele.

9 comentaris:

La tia yaya Flor dijo...

Precioso,precioso,precioso.Después de leerlo me dan ganas de ponerme de parto,pero de un parto como ese,no de los que tuve yo.Me alegro mucho de que con Emma todo saliera tan bien y fuera una experiencia tan maravillosa.Siento contradecirte pero tu tia (o sea yo)te estaba contando las contracciones una semana antes de que naciera Emma y algunos pensabamos que la niña iba a nacer antes,pero tuvo el detalle de esperar a que llegaráis a casa y no darles un infarto a sus abuelos (por parte de padre)Muy lista la niña y muy considerada.Bueno guapa muchos besitos a los 4 y felicidades,por la niña y por el parto.Ahh y la foto muy,muy bonita.

Mama de Mireia dijo...

Me trae muchos recuerdos, las contracciones duelen mogollón pero cuando nacen, le ves la carita y te la ponen encima es una pasada. Muchos besitos.

Yaya Anna dijo...

Bueno, bueno, y todo eso nos trajo a esa pequeñaja preciosa...
Yo también he recordado muchos momentos de los nacimientos de mis niñas. Es estupendo poder vivirlo así.
Una de las experiencias más bonitas que se pueden tener, junto con la verlos crecer y abrirse al mundo.
Enhorabuena, cariño!!!

Xavier dijo...

Hola "Mamá de Emma". He encontrado tu blog buscando referencias de Marimer y de Carme Reig (la comadrona). Como veo que tu parto es de 2009 y el nuestro es para Final de año, quería preguntar qué tal te había ido, tanto con Marimer como con la comadrona Carme. Tambien me gustaría saber en qué hospital diste a luz. Te agradezco tus comentarios, ya que tenemos una cesarea previa de un parto anterior (queriamos parto natural y acabo en cesarea) y también para este segundo parto lo queremos "lo más" natural "posible", y querríamos saber algo de Marimer y Carme de primera mano.
Gracias por adelantado, Xavier (puedes responder en el blog (lo iré mirando) o a mi emal xajumo(arroba)gmail.com

Mar dijo...

Hola guapa, puc estar plorant d'emoció...?
Quin part més... no tinc paraules. És veritat que en aquell moment eres invencible (ereu invencibles). I ara sou els 4 fantàstics. T'estimo. Mar

Plataforma Promario dijo...

alucinant...

tu tía anna dijo...

no lo había leído hasta hoy... precioso lo que explicas y sobre todo la manera como lo has redactado...

Anónimo dijo...

Uffff..... qué emocionante, se me saltan las lágrimas. Un parto precioso y una familia preciosa. Felicidades de nuevo!!!!

Pilar (mamá de Núria y Pau)

Plataforma ProMario dijo...

Avui el rellegexio des d'un altre punt de pista... igual d'alucinant....m'he fixta molt en els tempos...aix!!!

Publicar un comentario